Cuando el original supera al remake… (siempre).

En los últimos años vemos que a Hollywood se le han acabado las ideas. Fritos, refritos, segundas partes que nunca fueron buenas…

Parece que en el mundo de los videojuegos pasa algo similar y no es que no saquen buenos juegos ni tampoco que todo lo que salga sea malo ni mucho menos pero la verdad, pienso que cuando se hace un remake se deben hacer con mucha meditación previa y ganas, muchas ganas.

Hemos podido ver en los útilmos tiempos algunos remakes de juegos ochenteros/noventeros como Flashback, Gods… que bueno, no están mal pero jamás consiguen tener el encanto ni la adicción de sus originales de antaño.

Para muestra la del video. Toki, un juego que en su versión AMIGA en mi opinión superó al arcade y que el año pasado vió la luz de nuevo reversionado para PlayStation 4, Nintendo Switch, PC Steam, etc y que aunque “tiene su gracia”, no llega a tener ese carisma que si tenía su antecesor. Eso si, es entretenido y los gráficos no son malos pero para mi gusto insificientes para los tiempos que corren. Puede que a más de uno se le salten las lágrimas al “rejugarlo” pero teniendo el emulador o el AMIGA a mano yo no me lo pensaía. Llamarme viejuno pero seguro que al igual que la mayoría de vosotros, soy un enamorado del píxel. Osea si, para mí los gráficos antiguos superan a los nuevos (y el juego en si también).

Larga vida al píxel y al AMIGA.