Party Games: Y como los amigueros gamers traviesos jugaron a este juego (18+)

Recuerdo cuando conseguí este juego. Parecía, y aún creo que lo es, un juego típico de esos de dominio público que tanto corrían por aquellos lares. En cuanto lo ejecuté me daba 4 escenas a elegir, 4 fotos estáticas en un menú bastante simple. Le dí al primero que vi y la escena no se movía. Era la imagen de un hombre “jugando” con una mujer. Por esa época todos los juegos usaban el joystick para jugar y pocos el ratón. Por eso, o por casualidad, moví mi “palanca” sin querer y entonces la imagen se empezó a mover, en un ciclo de 4 o 5 imágenes, a la vez que empezaba a subir la puntuación, y entonces me percaté del asunto. Empecé a mover el joystick como si del juego “Decathlon” se tratara y empezó a reproducirse la imagen y a subir los puntos como un rayo. Mi sonrisa y estupefacción se convirtieron en carcajada y fui rápido y veloz a enseñárselo a mis amigos. Pasemos una gran tarde intentando superarnos la puntuación mientras el joystick nos miraba con cara de cansado. El entretenimiento y los comentarios sobre el juego estaban asegurados durante días. Más aún cuando consigues esta joya en plena pubertad y las neuronas disparándose. La inexistencia de internet en esa época y la impunidad que hay hoy en día no existían. Y, también hay que decir, la facilidad de descubrir cualquier cosa que existe en estos tiempos, hacen que, en esa época, este juego era una liberación, una diversión prohibida, era como esa revista picante que muchos niños tenían escondida en algún lugar de su habitación. Pero desde un ordenador, desde un Commodore Amiga. Only Amiga makes it possible.

Lo sé, es para algunos un juego muy controvertido, pero realmente merece un lugar en esta revista. Todo jugador travieso de Amiga debe haber jugado este juego durante su infancia. Probablemente fue uno de los primeros juegos pornográficos en movimiento jamás lanzado. No sería más que un par de GIF’s en estos días, pero en aquel entonces era inmundo y espectacular. Era más divertido que erótico y probablemente destruía tu joystick si amabas demasiado este juego. Este mini juego tenía 4 escenas eróticas, una escena lésbica y 3 escenas con un hombre follándose a una chica, y tenías que mover el joystick para hacer que el hombre follara más. Este divertido juego erótico de Commodore Amiga se menciona en el libro “Son of a Silverback” de Russel Kane. Uno de los comediantes más populares y prolíficos de Gran Bretaña, el libro trata sobre una memoria hilarante y profundamente conmovedora de la vida en vivo bajo la regla de un padre “Silverback”.

Fuente del artículo

Descarga del juego